Karl Lagerfeld: sobre Chanel, Fendi y los jóvenes diseñadores

Karl Lagerfeld no necesita presentaciones. Enfundado en un Dior Homme y sin desprenderse de sus inseparables gafas de sol opacas, el diseñador de origen alemán no tardó en meterse en el bolsillo al auditorio que abarrotaba una de las salas de conferencias del Hotel Potocki, en el que el pasado sábado se celebraba la segunda edición del Vogue Paris Fashion Festival. Moda, industria y personaje en el orden del día, las declaraciones del ‘Kaiser’ teñidas de honestidad brutal y ciertas dosis de sentido del humor valen su peso en oro.

Karl Lagerfeld respondiendo a las preguntas de Loïc Prigent - Vogue Paris Fashion Festival

Con más de medio siglo de carrera a sus espaldas, el diseñador reconoce no llevar la cuenta del número de defiles que lleva a cabo cuando el periodista Loïc Prigent se asombra de su espíritu todoterreno, acumulando, entre Fendi y Chanel, tres desfiles de Alta Costura en 2017. Sin pensar en las colecciones prêt-à-porter. «No está mal», responde Karl Lagerfeld, sin otorgarle especial importancia. Y añade, fiel a su trayectoria incombustible: «Quiere decir que la máquina sigue funcionando». Lo hace de forma automática. Para el diseñador las diferencias entre firmas son tan evidentes como instintivas. «No me hago preguntas. Fendi responde a mi identidad italiana. Chanel, a la francesa. Hay mucho más ‘falso’ Chanel en la competencia que en lo que yo hago en Fendi…».

La italiana atraviesa tiempos de incertidumbre tras la marcha de su consejero delegado desde 2012, Pietro Beccari, quien remplazará a Sidney Toledano como CEO de Christian Dior. Cuando se aborda la cuestión de la pérdida de su jefe, Karl Lagerfeld contesta infalible, seguido de una ovación cerrada de la sala: «El jefe soy yo, llevo 52 años al frente». Y alaba la labor de Pietro Beccari, al que dedica aprecio y reconocimiento por haber conseguido triplicar las cifras de la firma y batir la barrera de los 1.000 millones de euros. Ante los rumores sobre el posible sustituto, con numerosas miradas apuntando al ex-Luxottica Nicola Brandolese, Karl Lagerfeld no confirma ni desmiente. «Espero tener buenas noticias pronto», concluye.

«He tenido mucha suerte con los Wertheimer y Bernard Arnault», comenta cuando llega el turno de hablar de Chanel. «Soy artesanal, dibujo por las mañanas, en mi casa, hay demasiada gente en el estudio. En Chanel, solo veo y trabajo con tres personas : Eric Pfrunder (director de imagen), Bruno Pavlovsky (presidente de moda) y Virginie Viard (directora de estudio). A Bruno le debo el haber convertido Chanel en lo que es actualmente, en cuestión de algunos años», explica. «Yo no quiero ser un hombre de negocios, no es mi trabajo, llevaría a la quiebra rápidamente».

Por ello, no duda al reconocer que su marca homónima está en buenas manos. Propiedad de Apax Partnes y con PVH y G-III Apparel en su accionariado, la firma se desmarca del resto de trabajos del diseñador y alcanza progresivamente la madurez. «No puedo imitarme a mi mismo. Mi marca no tiene ninguna relación ni con Fendi ni con Chanel, está casi mejor hecha por un equipo de estilo», reconoce. Si bien la imagen y el posicionamiento de precios nada tienen que ver, las tres firmas comparten el éxito de su diseñador. «¡Hemos multiplicado tiendas en los últimos años!», exclama, admirando el trabajo bien hecho. En la actualidad, Karl Lagerfeld cuenta con 80 tiendas a nivel internacional.

La sala, llena de estudiantes de diseño y de apasionados de la moda, da un trago agridulce al escuchar a Karl Lagerfeld responder a la pregunta de Loïc Prigent sobre cómo llegar a ser ‘stagiaire’ en Chanel. «No lo sé, habría que preguntarle a Virginie (Viard). Pero normalmente contratamos a los hijos de nuestros conocidos… Hay secretos industriales, tenemos que saber de dónde vienen», reconoce sin tapujos.

«Hay demasiado baile de sillas en la moda actualmente, las nuevas generaciones se agotan rápidamente », comenta el ‘Kaiser’ en un tono ligeramente pesimista frente a los diseñadores más jóvenes. Sin embargo, muestra cierto entusiasmo al hablar de la creación francesa actual. « Es necesario que tengamos diseñadores franceses como Jacquemus… Yo mismo luché por que Marine Serre se hiciera con el Premio LVMH 2017», afirma al hablar del galardón que él mismo o su coetáneo Yves Saint Laurent recibieron en su día.

Prolífico y multidisciplinar, el diseñador cerrará la temporada de moda con el desfile Chanel Métiers d'Art el próximo 6 de diciembre, en Hamburgo. Después de haber hecho viajar a sus colecciones a Edimburgo, Salzsburgo, Roma o al hotel Ritz de París el pasado año, Karl Lagerfeld regresará a su ciudad natal donde la imponente Elbphilarmonie, de Jacques Herzog y Pierre de Meuron, acogerá el espectáculo. «Es uno de los edificios más bellos del mundo. El puerto de la ciudad, sus edificios de ladrillos naranjas... son magníficos. Además, me siento hamburgués antes que alemán. Me marché  a París con la intención de no volver, ya no tengo ninguna relación con Alemania», se sincera.

Si alguno ha podido ver la iniciativa como una bonita manera de cerrar el círculo, se equivoca. El diseñador ataja cualquier duda con perspicacia, «aún no estoy tonto, no habrá ninguna referencia a mi infancia en el desfile». Entonces la sala se deshace en aplausos de despedida y agradecimiento. Karl Lagerfeld, genio y figura.

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterModa - ComplementosLujo - Prêt-à-porterLujo - ComplementosMedios de comunicaciónDiseño